Aprender a mezclar alimentos, para aprovechar los beneficios que aportan sus nutrientes es fundamental, no sólo para mantener un cuerpo sano, también para mejorar el rendimiento físico y adquirir defensas que combatan enfermedades.

 

¿Cómo lograrlo? 

Es muy sencillo, basta conocer algunos puntos generales, tales cómo:

Hacer comidas variadas, equilibradas y comer ciertos alimentos con moderación, sin necesidad de obsesionarte con las calorías. También te invitamos a tomar en cuenta los siguientes consejos:

 

  • Consume todos los días frutas y hortalizas.
  • Procura comer cereales y pan moderadamente.
  • Come legumbres al menos dos veces a la semana.
  • Toma aceite de oliva como principal grasa para cocinar.
  • Come pescado varias veces a la semana, blanco y azul.
  • Toma diariamente leche, yogur o queso bajo en grasa.
  • No abuses del consumo de carne.
  • Escoge la carne magra (sin mucha grasa) y cómela 2 ó 3 veces a la semana.
  • Come carnes grasas (rojas, embutidos, tocino) ocasionalmente, sólo alguna vez al mes.
  • No abuses de la sal en tus alimentos.
  • Usa ajo, cebolla, vinagre, limón o hierbas aromáticas como alternativas  para condimentar tus alimentos, en vez de hacer uso de la sal.
  • Trata de beber por lo menos 2 litros de agua al día.
  • Modera el consumo de azúcar, dulces, pastelería y pan.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas.
  • Recuerda comenzar tu día con un buen desayuno, continúa con una comida moderada y termina con una cena sencilla. 
  • Toma en cuenta hacer snacks saludables entre alimentos para no dejar un tiempo mayor a 4 horas sin comer.
  • No olvides hacer deporte o ejercicio físico al menos 30 minutos al día, tu cuerpo te lo agradecerá.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.